El futuro del Zoo de Barcelona

 

El delfinario cerrará en el 2019 y esto hace crecer la polémica del futuro del zoológico.

El gobierno de Ada Colau ha confirmado recientemente que el Ayuntamiento de Barcelona trasladará los delfines del Zoo de Barcelona y que no invertirá 10 millones de euros en unas nuevas instalaciones para estos, y que por lo tanto, el Zoo se quedará sin delfinario. Esta decisión forma parte de la reflexión que ha iniciado el gobierno de Ada Colau sobre el futuro del Zoo de Barcelona y que ha impulsado de nuevo el debate sobre el futuro de este.

El debate ético está abierto, y nos encontramos muchas y diversas posiciones de opinión.

Una opción es mantener el actual modelo del zoo. El Zoo de Barcelona tiene como principal misión ayudar a la conservación de fauna silvestre y de la biodiversidad del mundo. Sus actuales funciones son la conservación, la investigación y la innovación. El Zoo quiere basar su futuro en los conceptos básicos marcados por la Estrategia Mundial de los Zoos y Acuarios para la conservación. Esta estrategia insta a los zoos a incrementar las actuaciones de conservación in situ y a desarrollar programas de investigación tanto in situ (en su hábitat natural) como ex situ (en los zoos). Todo esto garantizando el bienestar de los animales exóticos y autóctonos que se exhiben en instalaciones innovadoras.

Existe una gran oposición que defiende que el zoo no es necesario y que supone un gran sufrimiento para los animales y proponen el cierre total del Zoo de Barcelona. Consideran que el Zoo de Barcelona está obsoleto y que las instalaciones son inadecuadas. Ven el Zoo como una prisión para los animales, que los priva de libertad con el objetivo de hacer disfrutar a los visitantes. El partido animalista (PACMA) y otros grupos animalistas forman parte de esta gran oposición.

Los más modernos sugieren recurrir a la realidad virtual para que los visitantes puedan ver a los animales sin que tengan que ser expuestos y exhibidos. Esta alternativa se denomina eZoo, una empresa Andorrana, que tiene como objetivos la protección de la biodiversidad, el aumento del conocimiento científico que tiene la sociedad de los animales  y ser una alternativa ética a los zoos para evitar que existan instalaciones que tengan a los animales en cautividad.

Otra opción que ha ganado bastante fuerza últimamente es un Zoo que se especialice sólo en fauna autóctona y amenazada. El proyecto Zoo XXI es la primera propuesta a escala internacional para la reconversión de los zoos con el objetivo de adaptarlos a la ciencia y a la ética de la época actual. Un modelo de zoo en el que no se acojan especies exóticas, por las cuales no se está haciendo nada para su preservación, y que incorpore un centro de rescate y conservación de especies autóctonas que se están perdiendo en Cataluña y en la península, estudiando y difundiendo las causas que las ponen en riesgo, aportando conocimiento biológico vinculado a proyectos in situ que permitan mejorar las condiciones de las especies en sus hábitats.

Y a ti… ¿Cómo te gustaría que fuera el Zoo de Barcelona del futuro?

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*