El sistema de arbitraje de consumo: ¿qué és y qué ventajas tiene?

Cada vez son más los establecimientos que deciden adherirse al sistema arbitral de consumo, método que representa una garantía de fiabilidad y seguridad para el consumidor y usuario. Sabemos que un comercio está adherido a este sistema cuando tiene un distintivo como el de la imagen en la entrada o en una parte visible del establecimiento.

Debe señalarse que el arbitraje de consumo es un procedimiento voluntario, de modo que el consumidor hace una solicitud y la empresa acepta esta vía de manera expresa.

Es gratuito, por lo que es un proceso sin gastos legales. Sin embargo, si las partes deciden contratar a un abogado, los gastos que se generen serán a cuenta de quien los haya contratado y si es necesario un experto, el coste irá a cargo de la parte que lo haya solicitado.

Es ejecutivo y por lo tanto, la decisión que adopte el órgano de arbitraje, vincula a ambas partes del conflicto y tiene el mismo efecto que una sentencia judicial; no es posible un recurso sobre lo que se ha decidido.

Además, si una de las partes no cumple con las disposiciones del laudo o resolución final del conflicto, la otra tiene la posibilidad de pedir al juez de primera instancia que obligue a hacerlo.

Es un procedimiento ágil que tiene poco tiempo para dar audiencia a las partes y dictar el laudo.

Sólo pueden ser objeto de arbitraje de consumo los conflictos que surgen entre los consumidores y usuarios y las empresas o profesionales derivados de la compra de un producto o la contratación de un servicio.

El Presidente de la Junta Arbitral de Consum puede no admitir las solicitudes de arbitraje que carecen de fundamento o aquellas en las que no aprecia afectación de los derechos económicos e intereses legítimos de los consumidores y usuarios.

En el acto de audiencia, las partes tienen que ir proveidas de todas las pruebas necesarias para apoyar sus alegatos.

Emitida la decisión a través del laudo, cualquiera de las partes puede solicitar la corrección de un error, la clarificación de un punto específico o parte concreta del laudo. La fecha límite para presentarla es de 10 días desde la notificación del laudo.

Puedes consultar las empresas adheridas al Sistema Arbitral de Consumo en la web de la Agència Catlana de Consum.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*