¿QUÉ SE ENTIENDE POR COMPRAVENTA A DISTANCIA?

La ley considera ventas a distancia las celebradas sin la presencia simultánea del comprador y el  vendedor en que se transmite la propuesta de contratación del vendedor y la aceptación del comprador por cualquier medio de comunicación a distancia.

Los medios de comunicación a distancia que se consideran incluidos en este concepto pueden ser: correo – catálogos, mailings, circulares o anuncios-, prensa escrita, teléfono, televisión, radio, Internet o comercio electrónico.

¿CÓMO SE REALIZAN LAS COMPRAS A DISTANCIA?

Las ventas a distancia se inician con una propuesta comercial del vendedor al consumidor. Esta propuesta debe incluir los siguientes datos:

  • La identidad del proveedor
  • Las características del bien o servicio
  • La dirección completa del establecimiento del empresario, así como el número de teléfono y fax y dirección de correo electrónico cuando sea preciso.
  • El precio del producto con impuestos o tasas. En el caso de que no se pueda concretar la cantidad en el momento de la propuesta, se debe incluir la forma que se tendrá que seguir para determinar el precio. También, si es necesario, se deberá añadir los costes adicionales de transporte y entrega, así como los gastos del uso de la comunicación a distancia para celebrar el contrato.
  • La forma de pago y la modalidad de entrega del producto
  • El plazo máximo de recepción del bien
  • Los pasos a seguir y los requisitos necesarios para poder formalizar el contrato así como las lenguas en las que se podrá formalizar.
  • Información sobre el derecho de desistimiento del consumidor, concretamente sobre las condiciones, el plazo y el procedimiento para ejercer el derecho.
  • El sistema de devolución del producto y, si es necesario, el coste de la devolución.
  • Las garantías y los servicios de postventa
  • Se debe incluir la manera de acceder a los Códigos de Conducta si existen
  • Si es preciso, la posibilidad de acceder a mecanismos extrajudiciales de resolución de conflictos
  • Cuando sea necesario, la duración del contrato y de las obligaciones entre consumidor y usuario que se deriven.

DERECHO DE DESISTIMIENTO

Dado el carácter no presencial de este tipo de compraventa, la normativa otorga el derecho de desistimiento al consumidor para que, sin tener que indicar el motivo, pueda desistir de la operación.

El derecho de desistimiento del contrato de venta a distancia es un derecho personal, que sólo puede ejercer el propio consumidor que ha contratado el servicio o ha comprado el producto.

El derecho de desistimiento se tiene que ejercitar en el plazo máximo de 14 días naturales desde la recepción del producto. Si la adquisición del producto se ha financiado, el ejercicio del derecho de desistimiento comporta la resolución del contrato de financiamiento.

¿Cómo se ejerce el derecho de desistimiento?

El ejercicio del derecho de revocación es libre, es decir, no se debe alegar ningún motivo. Además, este contrato no tiene ninguna formalidad siempre que llegue a conocimiento del proveedor. Ahora bien, es muy importante que quede constancia de que el proveedor ha recibido la notificación de desistimiento, para así evitar posibles reclamaciones en el futuro. Por eso, es conveniente que se comunique mediante cualquier medio que permita dejar constancia de su recepción (carta certificada o BuroFax con acuse de recibo).

El documento de revocación 

La normativa obliga al vendedor a informar por escrito, de manera clara y precisa, el derecho a desistir y de sus requisitos y consecuencias así como la dirección donde se debe devolver.

En el caso de que el vendedor no informe al consumidor de este derecho, el plazo para ejercer el derecho de desistimiento se amplía a 12 meses contando desde la finalización del período de desistimiento inicial. No obstante, si durante estos 12 meses, se informa al consumidor del derecho de desistimiento, el plazo serán 14 días naturales desde que se ha recibido esta información.

¿Cuáles son las consecuencias que produce la revocación?

El derecho de revocación o desistimiento no provoca ningún tipo de penalidad hacia el consumidores decir, no deberá abonar ningún importe, salvo los costes de devolución -siempre que no se haya pactado lo contrario- y, en su caso, una indemnización por los desperfectos que se hayan podido causar al producto.

Una vez el vendedor reciba la revocación del comprador, está obligado a devolver los importes cobrados en un plazo de 14 días naturales. En caso contrario, el consumidor tiene derecho a exigir el doble de las sumas abonadas y además se le puede indemnizar por los daños y perjuicios causados.

Exclusiones del derecho de desistimiento

La normativa establece que no están sujetos al derecho de desistimiento los siguientes productos o servicios:

  • La prestación de servicios una vez que el servicio haya estado completamente ejecutado
  • Los bienes o servicios cuando su precio dependa de las fluctuaciones del mercado financiero que el empresario no puede controlar
  • Los bienes que han sido personalizados por especificaciones del consumidor
  • Los productos que puedan deteriorarse o que caducan rápidamente
  • Los articules que por su naturaleza no se puedan devolver.
  • Los productos dirigidos a la higiene personal que no puedan ser devueltos por su naturaleza
  • Los bienes que por su naturaleza se han mezclado de manera inseparable con otros bienes
  • Las bebidas alcohólicas cuando el precio se haya acordado en el momento de la compraventa y no puedan ser entregadas antes de 30 días y su valor depende de las fluctuaciones del mercado que el empresario no puede controlar.
  • Contratos en los que el consumidor ha solicitado al vendedor que realice operaciones de reparación o mantenimiento. Ahora bien, si el vendedor efectúa servicios adicionales a los solicitados, el derecho al desistimiento se aplica en estos servicios adicionales.
  • Las grabaciones sonoras o de vídeo precintadas cuando el consumidor, una vez entregados, los haya desprecintado.
  • Los diarios o revistas, a excepción de los contratos de subscripción del suministro de estas publicaciones.
  • Los servicios de alojamiento que no tengan la finalidad de servir vivienda, transporte de bienes, alquiler de vehículos, comida o servicios relacionados con actividades de esparcimiento, si los contratos prevén una fecha diferente o un periodo de ejecución específico.
  • El contenido digital que no tenga un soporte material cuando la ejecución haya empezado con el consentimiento expreso del consumidor y con el conocimiento que de esta manera pierde el derecho de desistimiento.

Irrenunciabilidad del derecho de revocación:

El derecho de revocación es irrenunciable y en caso de que existiera una cláusula de renuncia, ésta será nula.