Consejos sencillos y útiles para disfrutar de una Navidad más responsable

Llegan las fiestas de Navidad, y como acostumbra a pasar habitualmente, el consumo y los gastos aumentan de forma considerable en la mayoría de los hogares, es por eso que os queremos dar unas recomendaciones y consejos para afrontar las compras de Navidad de una forma responsable:

• Planificar las compras y hacer un seguimiento de los precios: para centrarnos en aquello que necesitamos lo mejor es crear una lista de los regalos que se ajuste a nuestro presupuesto. También es adecuado comparar el precio y la calidad de los productos en diferentes establecimientos, si lo hacemos con antelación conseguiremos encontrarnos mejores precios. Es importante que nos informemos antes de adquirir los productos de las políticas de cambios y devoluciones.

• Guardar los tickets de compra y los catálogos comerciales: tenemos que guardar todos los tickets de compra y facturas, serán imprescindibles si necesitamos usar la garantía. También es conveniente guardar los catálogos comerciales hasta que hayáis revisado la compra, son vinculantes y podéis exigir el cumplimiento.

• Comprar en establecimientos seguros: tanto si compramos en establecimientos físicos como online, es mejor si lo hacemos en establecimientos adscritos al sistema arbitral de consumo.

• Juguetes: si compramos un juguete tenemos que fijarnos si en la etiqueta aparecen los datos mínimos obligatorios; el nombre y la marca del producto, la marca CE, la dirección del fabricante y las instrucciones y advertencias de uso y restricciones de edad. Además es aconsejable no regalar juguetes que consideremos sexistas, violentos o bélicos.

• Animales: tenemos que recordar que la adquisición de animales tiene que ser una decisión muy meditada y tenemos que tener en cuenta que los animales no son un juguete. Por otro lado, tenemos que considerar la opción de adoptarlos antes que comprarlos.

La Navidad también es una época importante para tener en cuenta el entorno y el medio ambiente. Es un periodo en el que generamos una gran cantidad de residuos. Os damos una serie de recomendaciones y consejos para realizar compras sostenibles en estas fechas:

• Favorecer el consumo de proximidad y el comercio justo: consumiremos con más garantías de seguridad y reduciremos los costes energéticos del transporte.

• Comprar productos y servicios con distintivos oficiales de calidad ambiental: si queremos comprar electrodomésticos nos tenemos que fijar en el etiquetado energético y escoger uno de clase A (categoría más eficiente), puesto que el consumo energético es más bajo.

• Árboles de Navidad sostenible: comprar un árbol artificial nos permite poderlo utilizar todos los años. Si compramos un árbol de Navidad natural tenemos que asegurarnos de que trae la etiqueta que garantiza el origen y la sostenibilidad de la plantación de la cual procede.

• Reciclar: Los juguetes que no usamos, los envoltorios de los regalos, el árbol de Navidad y las pilas (o utilizar recargables) y depositarlo en los contenedores correspondientes.

• Fijarnos en el material de los juguetes/productos: los juguetes/productos hechos con materiales renovables tienen un impacto sobre el medio ambiente más bajo durante el proceso de fabricación.

• Evitar los envoltorios innecesarios.

Normalmente asociamos Navidad con celebraciones, reencuentros, comidas, cenas… tanto dentro como fuera de casa, hecho que hace más difícil la organización de las comidas y compras semanales. Así es más frecuente caer en el desorden, olvidar la planificación de menús y comprar impulsivamente una gran cantidad de alimentos de los cuales, seguramente, una gran cantidad acabarán en nuestra basura. En la Navidad aumenta el consumo de alimentos, y como consecuencia crece el despilfarro alimentario en los hogares, es por esto que os queremos dar algunos consejos para ayudar a reducir este despilfarro:

• Planificar los menús: y hacer una lista de los alimentos que necesitamos, evitando así comprar en exceso.

• Adaptar las recetas y las porciones al número de comensales: cocinar las cantidades adecuadas pensando en el número de comensales, no hay que comer hasta reventar.

• Conservar y compartir los platos: si hemos cocinado demasiada comida y ha sobrado, podemos repartirlo y darlo a amigos y familiares o bien congelarlo para aprovecharlo más adelante. Si vamos a comer a restaurantes podemos pedir las sobras del restaurante para llevárnoslas a casa.

• Recetas de aprovechamiento: si nos sobra comida podemos aprovecharla para crear una receta nueva (sopas, cremas, ensaladas, croquetas…). Podemos hacer los canelones típicos de San Esteban con la carne de olla que nos ha sobrado de la “escudella” del día de Navidad.

• Hacer comidas típicas de la Navidad durante todo el mes: de este modo nos liberaremos de la presión de comer todas las comidas típicas navideñas en 3 o 4 días, es mejor repartirlas durante todo el mes.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*