El precio del alquiler en Cataluña aumenta hasta niveles anteriores a la crisis

Uno de los temas más polémicos y que últimamente está en boca de todos es el aumento que han sufrido los precios del alquiler en Cataluña. Familias, empresas e investigadores al respecto están expectantes al ver la evolución que se genera ante este conflicto y participan activamente para favorecer un equilibrio y un descenso de precios en el mercado.

El precio de alquiler se dispara este año un 7% en Barcelona y un 3,9% en Cataluña. Los precios se han situado al cierre de 2015 a niveles de 2006. En 2014 el aumento fue moderado, en Cataluña subieron el 1,8% y en Barcelona, ​​el 3,5%. Los años anteriores habían caído desde los máximos de 2008, cuando el precio medio estaba comprendido en 700 euros. En 2015 se situaba entre los 550 euros.

La estadística de la Generalidad muestra que en el primer trimestre de este año, el último dato disponible, el precio medio del metro cuadrado en la capital catalana fue de 11,57 euros. Niveles que no se registraban desde 2010. Para poner ejemplos concretos, Ciutat Vella es el distrito barcelonés con el metro cuadrado más caro, 18,30 euros. Asimismo, los barrios de San Martí, Sarrià Gervasi y Gràcia también superaron el techo de precio, este último por sobre los demás con un 31% en la subida de precios. Podemos observar que debido a factores fuertemente vinculados a la larga crisis que estamos todavía viviendo ha generado una ensancha en las diferencias de precio entre barrios en Barcelona.

No obstante, la demanda de alquiler ha subido debido al incremento de gente dispuesta a ir de alquiler, sin embargo la oferta prácticamente se mantiene constante pues los precios suben. La disponibilidad de viviendas de alquiler actualmente está a niveles de 2007. Además, los inquilinos se quedan más tiempo en el piso ante la dificultad de encontrar nuevas viviendas a un precio adecuado a sus expectativas. Aquí mismo mencionaremos a algunos de los factores explicativos del incremento en demanda de este mercado.

El profesor de la Pompeu Fabra José García Montalvo considera que es bueno que la cantidad de gente que vive de alquiler aumente y califica de anormalidad lo que ocurría antes, cuando casi 9 de cada 10 familias vivían en pisos de propiedad, la lógica, dice, sería llegar alrededor del 30% de viviendas de alquiler como sucede en otros países de la Unión Europea, entre otros.

Alguno de los factores explicativos de este hecho puede ser debido a los crecientes recursos al ayudar de personas con dificultades para pagar alquileres, permitiendo así un acceso a la vivienda sin que conlleve daños a los propietarios que pueden alquilar a un precio adecuado y con cierta rentabilidad. Antes del estallido de la burbuja se contribuía a facilitar el acceso a la vivienda de protección oficial de compra.

“La apuesta de la Generalitat es el alquiler; promover vivienda de propiedad queda al margen por mucho tiempo” Jaume Cleries, Subdirector General de Coordinación y Seguimiento de los Programas de Vivienda.

Por otro lado la situación de inseguridad laboral, factores sociales como el cambio generacional que abandona el pensamiento de aferrarse a la propiedad, las duras condiciones para acceder a una hipoteca, las empresas que buscan alquileres para sacar beneficio y no comprando vivienda entre otros afecta en la práctica de tener un alquiler frente a comprar una vivienda.

Sin embargo, desde la consejería de Gobernación y Vivienda destaca medidas como el impuesto a los pisos vacíos o los acuerdos con los bancos y Sareb para sacar pisos de alquiler a largo plazo en el mercado. Poner en disposición de la Agencia Catalana de la Vivienda los pisos procedentes de herencias intestadas formando parte del patrimonio de la Generalidad.

Son ya algunas de las propuestas que se quieren implementar y podrían ayudar a mejorar el mercado de la vivienda de alquiler, sin embargo, es un problema que requerirá tiempo y dedicación pues existen una pluralidad de factores vinculados en la materia y muy difícil la solución que pretenda contentar a los diversos actores. La Generalitat ya se ha puesto en movimiento desde hace algunos años y son más las familias y otros afectados que se han convertido asociaciones y grupos de presión para mejorar los precios de los alquileres; la intervención de empresas en el mercado también está influyendo de maneras diversas a éste. No se esperan resoluciones inmediatas y habrá un consenso generalizado de todo actor implicado directamente o indirectamente para solucionar este problema que en un futuro se puede agravar más.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*