Beneficios y perjuicios para el consumo de proximidad

Conseguir que las personas hagamos un consumo de proximidad es una de las medidas que va ligada al consumo responsable. Como consumidores, tenemos una responsabilidad a la hora de comprar, y poder para incidir en la evolución del mercado. También los comerciantes y organismos públicos pueden intervenir para fomentar que los consumidores opten por este tipo de consumo.
Hay varios factores que tienen incidencia positiva sobre el consumo de proximidad:

  • El impulso de los mercados municipales y ferias: Son espacios de consumo donde habitualmente los productos provienen de proveedores del territorio. En el caso de las ferias pueden ser los propios agricultores que vendan sus productos directamente al consumidor.
  • Las campañas de sensibilización: Desde las asociaciones y los organismos públicos se tienen que promover acciones para convencer la población de la importancia de hacer un consumo de proximidad.
  • Garantía de calidad: Cada vez más por los consumidores tiene más buena imagen este tipo de consumo por el hecho que va ligado a otros conceptos como la sostenibilidad, el conocimiento de la procedencia del producto, etc.

Por el contrario, hay otros factores que influyen negativamente:

  • La globalización: La libre circulación de mercancías ha provocado que al supermercado encontramos alimentos procedentes de todo el mundo, que compiten con el productos local y a precios más bajos.
  • La bajada del comercio de proximidad: El crecimiento de los centros comerciales han hecho reducir el pequeño comercio. Estos grandes establecimientos no acostumbran a tener productos de proximidad.
  • El crecimiento de la venta online: En este caso puede ser un perjuicio porque compite con el pequeño comercio, pero a la vez también puede ser un elemento beneficioso por la producción agrícola porque pueden utilizar internet para vender sus productos a los consumidores.

Cómo habíamos dicho en el anterior artículo, la venta de proximidad es beneficiosa puesto que ofrece una mayor confianza por los consumidores de que aquellos productos tienen más calidad, reduce la contaminación y se dinamiza la producción agraria local.

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*