Los suministros básicos en el hogar

En los últimos años, ha habido un incremento de los problemas que muchas personas tienen a la hora de hacer frente al pago de los suministros básicos, producidos también en buena medida debido al incremento de precios.

La Ley 24/2015 de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética establece la protección de las personas y las unidades familiares en situación de riesgo de exclusión residencial frente a los cortes de suministros que puedan acordar las compañías suministradoras de agua potable, de electricidad y de gas por falta de pago.

Las empresas distribuidoras no pueden interrumpir los suministros a las personas o las familias en situación de riesgo de exclusión residencial, sin haber solicitado previamente un informe a los servicios sociales.

Si la empresa suministradora ejecutara el corte incumpliría la ley. En este caso, habría que dirigirse a los servicios sociales del municipio para que se suspenda este corte. También se puede denunciar el corte indebido en el servicio público de consumo del municipio o comarca.

Asimismo, el Real Decreto 897/2017 regula la figura del consumidor vulnerable, el bono social y otras medidas de protección para los consumidores domésticos de energía eléctrica. Este Real Decreto regula unos descuentos que deben hacer las empresas comercializadoras de suministro eléctrico a los consumidores en situación de vulnerabilidad económica, en función de su nivel de ingresos y del cumplimiento de determinados requisitos.

Dicho esto, desde L’OCUC les queremos dar una serie de consejos que les ayudarán a ahorrar energía y dinero:

  • Infórmese sobre el canon social del agua llamando al 012. Se trata de un tipo de gravamen que garantiza la cobertura de las necesidades básicas de agua y establece un valor del canon del agua adaptado a las situaciones de vulnerabilidad de la población menos favorecida.
  • Aproveche la luz natural.
  • Apague las luces cuando no las necesite.
  • Utilice bombillas de bajo consumo.
  • Aísle térmicamente las puertas y ventanas de su vivienda.
  • En invierno mantenga una temperatura de confort de 19-21 º y en verano de 26º.
  • Adquiera electrodomésticos eficientes y adaptados a sus necesidades.
  • Centrifugue la ropa antes de ponerla en la secadora.
  • Mantenga la temperatura del frigorífico entre 4 y 5 º y la del congelador a -18º.
  • Evite abrir el horno innecesariamente.
  • Apague los aparatos cuando salga de casa.

 

Se trata de pequeños cambios de hábitos que pueden resultar muy eficaces.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


12 − 3 =