Las tarjetas de crédito revolving

¿Qué son las tarjetas de pago revolving?

Las tarjetas revolving son un crédito de consumo, es decir, instrumentos de pago para poder aplazar las compras que hacemos.

Este producto de crédito ha ganado en popularidad gracias a su flexibilidad.

  • No cobran comisiones de emisión ni de renovación anual.
  • Pueden establecer incentivos de uso, como la devolución de un porcentaje de las compras pagadas (a veces hasta más del 5%).
  • Los intereses a aplicar en este tipo de tarjeta pueden superar el 25% TAE.

 

¿Sabes cómo funcionan?

Se caracterizan porque llevan un límite de crédito establecido que es el dinero del que podemos disponer. Este crédito va disminuyendo a medida que vamos realizando cualquier cargo o compra y se repone a través de los pagos de recibos periódicos.

Las tarjetas de crédito convencionales permiten pagar todo lo gastado el mes siguiente (sin intereses), o aplazar el pago a plazos (con intereses). Las tarjetas revolving sólo permiten aplazar las compras en las cuotas que elige el usuario de la tarjeta, lo que conlleva una serie de intereses que vendrán especificados en el contrato de la tarjeta.

A la hora de devolver el crédito concedido a una tarjeta revolving el usuario tiene dos opciones:

  • Pagar un porcentaje: el cliente elige qué porcentaje del saldo pendiente quiere volver cada mes, siempre dentro de unos mínimos y máximos que varían en función de la tarjeta y de la entidad bancaria en la que se haya contratado.
  • Pago fijo: el cliente paga una cuota fija, también dentro de unos mínimos y máximos que dependen de las condiciones de su tarjeta revolving.

En ambas opciones el importe pagado incluye tanto los intereses como las comisiones que correspondan.

 

¿Qué dice la sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 2020?

De acuerdo con la reciente sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 2020, los créditos de tipo revolving, pueden ser susceptibles de reclamación, anulación o sanción por parte de los organismos de consumo y los tribunales, fundamentalmente, por dos cuestiones:

  • Por intereses abusivos, si superan el 20%.
  • Por falta de transparencia del contrato, si la persona consumidora no ha entendido cómo funciona el crédito y cómo se aplican los intereses o las cuotas de retorno.

 

¿Qué te aconsejamos si tienes una tarjeta revolving?

Ponerse en contacto con tu entidad financiera y revisar las condiciones del contrato suscrito, a fin de determinar si el tipo de interés remuneratorio es usurario y pedir, en su caso, que se te aplique otro tipo de interés y se renegocien las condiciones de los contrato.

En caso de que la entidad financiera, en el plazo de un mes no responda, lo haga negativamente o no llegue a un acuerdo, desde L’Organització de Consumidors i Usuaris de Catalunya os guiaremos y asesoraremos en los pasos a seguir para llegar a una resolución satisfactoria. Ahora puedes hacerte socio con un 75% de descuento.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


cuatro × tres =